Main menu

Sobre mi

Lo cierto es que mi relación con la psicología, al igual que en la mayoría de los psicólogos clínicos es muy vocacional. Al entrar en la carrera ya tengo claro a que me quiero dedicar. Todos mis pasos iban dirigidos hacia el trabajo con las personas, a la idea de poder ayudar. Y por más que muchas voces (amigos, familia…) insistían en que era mejor pensar en el futuro, que los recursos humanos era una opción con más salida o sino infantil o psicólogo en colegios, siempre supe que mi camino era otro y desoyéndolos, me especialicé en Clínica y Salud

Aún así, al terminar la carrera me encontré con una sensación conocida para todos los estudiantes de una carrera: sentía que no sabía absolutamente nada sobre cómo enfrentarme al papel de profesional de la psicología. Hablé con un antiguo profesor en el que tenía mucha confianza y me insistió en empezar con un máster que me ofreciera el máximo de práctica. Y por eso cursé mi primer máster en la Universidad Complutense de Madrid: El Máster en Psicología Clínica y de la Salud. Dos años en donde empecé a trabajar como psicólogo y empezó mi verdadera pasión por mi profesión y por aprender más.

A punto de terminar, me presenté a las pruebas para una beca en la Clínica Universitaria de Psicología de la misma universidad, donde pasé los siguientes dos años. Allí tuve la oportunidad de rodearme de gente muy preparada con la que podía discutir y crecer en mi papel como terapeuta. Además me ofreció la oportunidad de formar a los practicum de quinto de carrera, donde descubrí el placer de la enseñanza. Es también ahí donde entré en contacto con afectados por el atentado del 11-M de Madrid. No podía quitarme de la cabeza la idea de que no sabía si sería capaz de afrontar una situación como esa y ser verdaderamente de ayuda. Y esta idea me persiguió más allá de la Clínica. Al poco de dejarla quise profundizar más en este tema y me apunté al Título Propio de la Universidad Autónoma de Madrid en intervención psicológica en Situaciones de Crisis, Emergencias y Catástrofes.

Mi colaboración durante esos años con la agencia Laín Entralgo (agencia vinculada a la sanidad pública en Madrid) me llevó a trabajar en temas de Bioética y como no, en la necesidad de saber más al respecto. Pronto me encontré cursando el Máster en Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas.

Pero al margen de todo esto, mi trayectoria nunca ha dejado de lado la práctica clínica y mi trabajo como clínico. Y como todo profesional que se precie, cuanto más conocía más sensación de que me falta demasiado por saber. Los modelos cognitivos conductuales se me quedaban cortos. Tenía la sensación de que estaba dejando de lado algo muy importante y que necesitaba incorporar para mejorar mi trabajo: El trabajo con las emociones. Esto me llevó a embarcarme en tres años de formación en terapia Gestalt que me abrió al mundo del crecimiento personal, del humanismo y de las emociones tanto a nivel personal como en el desempeño de mi profesión. 

Pero cada formación despierta nuevas preguntas que me han acercado a buscar esas respuestas en modelos psicológicos como la Psicoterapia Psicoanalitica a través de Hugo Bleichmar, o profundizar aún mas empezando en la actualidad a estudiar mas sobre psicoanálisis y psicodrama.

Y así llegué al día de hoy en donde toda esta formación me ha dirigido a comenzar un nuevo proyecto en el que poder desarrollar mejor mi profesión: y este proyecto es Equilibria. Es el nacimiento de un espacio que espero sea referente de buenas prácticas, de preocupación por los demás y de creación de experiencias.

Para más información revisa mi curriculum