Main menu

MANUAL  "CAMINO A LA INFELICIDAD"

por Max Oca

Capítulo 2: Busca un problema para cada solución

Este segundo capítulo me parece muy interesante porque ya llevo muchos años desarrollando esta habilidad, pero creo que no fue hasta hace unos días donde pude ver tan claro mi forma de actuar.

Hace una semana me llamó mi primo Nando para invitarme a ir a su cumpleaños a Huesca. Estaba totalmente ilusionado con la idea de verle, así que nada más llegar a casa, fui a comentárselo a mi chica:

    • -          Cariño, me ha llamado Nando y nos invita el fin de semana que viene a Huesca a su cumpleaños
    • -          Genial, que además hace mucho que no le vemos
    • -          Aunque claro… Huesca en esta época es muy fría y yo el frio no lo llevo muy bien…
    • -          Bueno, nos basta con llevar algo más de ropa de invierno y ya está
    • -          Si, es verdad, pero si vamos a ir en transporte público, cargar con una maleta grande es un problema y preferiría ir mas libre
    • -          Pues vamos en coche
    • -          Ya… pero es mucho gasto en gasolina, y yo acabo muy cansado de conducir
    • -          Basta con que yo lleve el coche…
    • -          Ya sabes que si no conduzco yo voy muy inseguro, con lo que mejor en transporte público y nos dejamos de líos
    • -          Perfecto! Voy a buscar los billetes de tren!
    • -          Tren? Casi prefiero ir en avión
    • -          Bueno, pues buscaré a ver qué encuentro
    • -          No! Déjalo! Casi mejor que vamos en coche, que últimamente ir en avión me pone los pelos de punta, que hay mucho accidente.
    • -          Vaaaaale -en este punto empecé a notarla como más nerviosa y un poco cortante- vamos en coche.
    • -          Aunque… claro… salir de viaje en coche… sin antes revisarlo… me parece una imprudencia total… No sé yo muy bien si casi mejor buscamos otra opción
    • -          Mira! Me tienes hasta el moño –su voz subió un poco más de lo que me esperaba- tu haz lo que te dé la gana que yo no pienso ir. Es increíble como lo complicas todo siempre. No sé porque te aguanto – buena cuestión… a veces yo me hago la misma pregunta

Y con esas se fue a la cocina y me dejó pensativo… Total… si ella no va a ir, tampoco tiene sentido que fuera yo. Llamé a Nando y mentí de la forma más vergonzante para poder excusarme por no ir.

Y después de todo esto, de darme cuenta que aún con todas las ganas que tenia de ir terminé quedándome en casa, comprendí en qué consistía mi súper poder: Soy capaz de buscar un problema para cada solución.

Subcategorías